Las consecuencias de la pandemia han alterado todo, y en especial la forma en la que nos relacionamos con nuestra familia, amigos, empresas e instituciones. La incertidumbre de la crisis y el confinamiento social reforzó la importancia de la comunicación como elemento clave en la continuidad de los negocios, no solo desde una óptica productiva, sino de valor y propósito.

La disrupción provocada por la irrupción del Covid 19, planteó como la primera responsabilidad social de cualquier organización, el mantenimiento de los puestos de trabajo con sus implicaciones respectivas en lo referente a la gestión emocional de los colaboradores y las nuevas formas de trabajar.

En paralelo, se evidenció el crecimiento de una conciencia colectiva que valora y gestiona las conductas solidarias, juzgando a las organizaciones -en gran medida-por sus decisiones sobre cómo gestionan su capital humano.

Los grupos de interés internos ganaron un gran peso, lo que ha llevado a adelantar una transformación profunda en la estructura y filosofía empresarial. Hoy no se duda del valor e impacto de ese colectivo, «cliente interno», quienes son un importante activo de la comunicación externa, dotados incluso de mayor credibilidad que otras muchas fuentes. 

Los esfuerzos comunicacionales no deben ser dirigidos únicamente a los públicos externos, sino también al público interno: colaboradores informados y capacitados estarán preparados para afrontar los nuevos retos que el mercado le presente a la organización, desarrollando un alto nivel de competitividad.

El teletrabajo ha registrado en el último año cifras nunca vistas

Una comunicación integral garantiza la competitividad, facilita el logro de los objetivos comunes, satisface las necesidades de los stakeholders, impulsa la motivación, incrementa el trabajo en equipo, la auto responsabilidad y genera un buen clima laboral en las organizaciones.

¿Comunicación interna y externa, dos caras de la misma moneda?

En la era de los intangibles que estamos viviendo, los conceptos y estrategias de «marca interna» aplicados a la gestión de la percepción dentro de la organización; «marca empleadora» que enfatiza el papel preponderante y el valor agregado que representan el talento y las personas; «embajadores de marca» creados para elevar el rango de los portavoces internos;  y «talent engagement» como sincero vínculo emocional entre un profesional y su compañía -con su propósito y objetivos- forman parte fundamental de la gestión empresarial y una inversión que retorna.

La comunicación interna, no es un fin en sí mismo, es un medio para que las cosas sucedan.  El objetivo no es ¨hacer comunicación interna¨, sino lograr que la organización alcance sus metas a través del diseño de acciones para optimizarla.

De allí, la Importancia de definir estrategias integradas de comunicación interna y externa, sin segmentar las mismas exclusivamente a los departamentos de Recursos Humanos y Comunicaciones respectivamente, sino como parte de la planificación y comunicación estratégica del negocio.

Se requiere la alineación de todas las áreas de la empresa, así como reforzar la coherencia entre los mensajes y las conversaciones con y entre los múltiples receptores o grupos de interés. Crear un mensaje único para todos los públicos, adaptándolo a cada caso y a la actividad de cada área, es una prioridad para cualquier organización que tenga una visión clara y holística de la misma.

Siete insight para profundizar en comunicaciones

  1. Las empresas se construyen de adentro hacia afuera. 
  2. El talento humano es el socio estratégico de la empresa.
  3. Los colaboradores son el primer punto de contacto de las marcas con los grupos de interés externos.
  4. Todo lo que se comunica adentro termina afuera, y todo lo que se comunica afuera termina adentro.
  5. Cada comportamiento o acción que se ponga en práctica para mejorar la comunicación entre los colaboradores de una empresa terminará afectando al cliente final. A su vez, cada miembro de la organización tiene la oportunidad de expresar su satisfacción o no, por el trato recibido y la capacidad de exponerlo públicamente.
  6. Una gestión integral de comunicación que establezca un diálogo permanente en el interior es el principal dinamizador del accionar productivo y sostenible de las marcas.
  7. La relación que mantengamos con los stakeholders claves debe gestionarse desde la construcción de la solución entre todos y aprovechar las circunstancias para implicarlos.

Gestión de intangibles como eje transversal de la organización.

Las organizaciones deben otorgar cada día mayor relevancia a la gestión del talento humano y abrir sus compuertas a la participación, colaboración y cocreación, tanto en sus operaciones como en sus comunicaciones.

¨La creación de marca interna es esencial para el desarrollo de las entidades, y se enfocan en tres parámetros importantes saber, sentir y hacer. El saber (conocimiento) se orienta a difundir los principios de marca y valores de la cultura corporativa que se asientan en ellos. El sentir (interiorización) se relaciona a lograr que los miembros de la organización entiendan y hagan suyos los principios y valores corporativos. El hacer (experimentar) se enfoca en diseñar acciones que hagan posible que los colaboradores experimenten y vivan dichos valores y principios¨. (*1)

Son muchas las organizaciones y directivos que se han dado cuenta que para motivar a los empleados y mejorar la productividad no se puede confiar exclusivamente en los necesarios incentivos económicos. Los colaboradores necesitan tener también un propósito, saber que tienen unos objetivos, desafíos y ser conscientes del impacto que tiene su trabajo sobre otras personas y el entorno.

Compartir el propósito empresarial y los planes estratégicos permiten hacer sentir a los trabajadores como parte esencial del negocio. La apertura de canales (personales, ágiles y eficientes) que permitan a los miembros del equipo contactarse, expresarse y acceder a información de utilidad son algunos elementos que permiten mejorar el sentimiento de pertenencia.

Si les das las gracias a tus clientes por sus acciones, consultas, preguntas y/o compras …

¿por qué no haces los mismo con tus colaboradores que contribuyen día a día con la sostenibilidad del negocio?

La comunicación es la gran herramienta para compartir el sentido de lo que somos y hacemos, bajo un paraguas de co-creación, privilegiando la capacidad de escuchar, el diálogo y la empatía, para motivar, compartir y conectar, bajo una planificación adecuada que permita la participación de todos los grupos de interés.

En la coyuntura actual, la construcción de narrativas debe estar basada contenidos y experiencias que compartan un contenido común, orientado a empatizar con la situación y preocupaciones personales y a provocar una transformación positiva de esta realidad. Puertas adentro, la sensibilidad de las organizaciones con sus clientes internos y el reconocimiento como palanca de conexión, seguirá siendo crucial.

“Dar seguridad no es ofrecer información, sino conectar”  

Yago de la Cierva, profesor del IESE

Referencia bibliográfica:

(*1) PACHECO RODRIGUEZ, Miryam Gabriela y CABRERA MENDEZ, Margarita. Gestión de intangibles como pilar fundamental en el desarrollo de nuevas organizaciones. Universidad y Sociedad [online]. 2020, vol.12, n.3 [citado 2021-03-23], pp.398-406. Disponible en: <http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2218-36202020000300398&lng=es&nrm=iso>.  Epub 02-Jun-2020. ISSN 2218-3620.

Recomendamos:

Entrevista de Dircom (Asociación de Directivos de Comunicación) con Lydia Loste, directora de Comunicación de Fundación Telefónica, en referencia a las iniciativas, solidarias y de comunicación, que han llevado a cabo desde la institución en los últimos meses.

https://www.factum.com.ve