La marca en el siglo XXI es la expresión de su propósito, una huella diferenciadora, una promesa que es cumplida cuando consumimos algún producto y engloba todas las sensaciones, experiencias y asociaciones que son percibidas por nuestros públicos.

En su gestión, la marca es la herramienta que crea vínculos emocionales entre la empresa, su equipo y productos y sus audiencias con el objetivo de generar conversación y sobre todo, experiencias, que permitan asociar rápidamente alguna necesidad con soluciones o expectativas con satisfacción, bienestar o placer, entre otros.

Por lo tanto, no todo el proceso de creación y actualización de una organización está relacionado con el interior de la misma y sus objetivos de negocios. Para definir su territorio de marca es necesario ser conscientes de lo que sucede alrededor, analizar la cultura que impera en el entorno en el que se compite por la atención del público de interés y las particularidades de esas audiencias objetivas.  

Estrategia empresarial
No se trata sólo de prever el futuro, sino de hacerlo posible”
Antoine de Saint-Exupéry

Estrategia, el término que no se puede ignorar. La estrategia es la hoja de ruta para construir una marca valiosa, inspirada en la gestión del negocio y su propuesta de valor, bajo el cimiento de la identidad, competencias, habilidades y cultura y reflejo de la experiencia que la empresa ofrece a sus clientes y el valor social que aporta a la comunidad.

Sin propósito, no hay rumbo. Todo negocio requiere de un norte que defina su razón de existir y filosofía de trabajo, el tipo de valor que crea y el impacto que busca lograr; oriente sus decisiones estratégicas y cotidianas; brinde firmeza frente a las adaptaciones -organizativas u operativas- requeridas en el mercado y sustento a los mensajes que lo rodean. El por qué y el para qué juegan un papel fundamental para motivar, adaptarse y responder a las necesidades de todos los actores involucrados.

El consumidor es el foco no el producto que se ofrece. No tiene sentido elaborar un plan sino se identifica y valida a quién se quiere llegar, cuáles son sus necesidades, problemas, intereses, preferencias y/o expectativas.

Buyer persona - Mapa de Empatía
Conocer al cliente en diferentes niveles de profundidad
permite adaptar las estrategias y tácticas garantizando mayor efectividad

Diferenciarte te hace visible. Implica crear una propuesta de valor diferenciadora centrada en el cliente, que responda y satisfaga sus particularidades y a la vez, represente los valores, atributos y aportes de la organización.

Una empresa tiene una ventaja competitiva cuando encuentra una mejor posición para destacarte de las demás empresas del sector, mejorar las negociaciones con clientes y proveedores y responder a las amenazas de productos sustitutivos. Ser competitivo obliga competir por aportar valor, entendido como la capacidad de satisfacer o rebasar las necesidades y expectativas del consumidor de manera eficaz.

Un ejercicio de autoconocimiento y reconocimiento del contexto, validado con datos. Los entornos digitales facilitan hoy realizar el diagnóstico y análisis de la presencia de la marca, su competencia y referentes del sector, así como del comportamiento de los clientes actuales y/o potenciales.

Pero no se puede contemplar un estudio de mercado sin evaluar previamente las fortalezas y debilidades propias, enmarcadas en posibles escenarios de oportunidades y amenazas. Sin ellas, no podemos situarnos en un contexto para competir, saber dónde estamos y hacia dónde queremos ir.

Definir el territorio de marca es la clave antes de comunicar.

Identificar los rasgos de la personalidad de la marca (organizacionales, funcionales e intencionales) que se gestionarán para la creación y posicionamiento de la identidad visual y declaración verbal, también definirá la forma en la que nos relacionamos e interactuamos.

Una exitosa comunicación, cada día más digital, requiere de una sólida estrategia de negocios, con una hoja de ruta ¨escalable¨ que establezca y refleje en primer lugar una identidad cónsona, coherente y unificada de la personalidad de la marca, tanto a nivel de contenido como de identidad gráfica.  

Es indispensable también establecer claramente los objetivos, estrategias y acciones tácticas a ejecutar, incluyendo la selección más apropiada de canales de comunicación, las formas de interacción y participación con las audiencias -usuarios y la calidad de relatos acoplados a los tiempos actuales.

Hasta las empresas más pequeñas necesitan pasar tiempo considerando cómo les gustaría ser percibidas por sus segmentos de mercado deseados

La pregunta clave: ¿Qué estás buscando con cada acción de comunicación?

Sobre la identidad visual y la declaración de posicionamiento de la marca recae desde el primer momento de su creación y difusión la responsabilidad de determinar cómo será percibida la marca.

Sin embargo, la transformación digital ha creado nuevos espacios de diálogo y puntos de contacto con los posibles clientes. Se ha pasado de tener un control sobre ¨lo que se dice, a quién y en qué canal¨, a dar un paso adelante para for­mar parte de la conversación que se genera en torno a la marca. 

Se trata en realidad de la suma de tres factores claves: la experien­cia de clientes internos y externos, la coherencia entre lo que es, hace y dice la institución y finalmente lo que otros dicen.

Páginas web, aplicaciones móviles y redes sociales, entre otras, son algunos de los recursos tecnológicos que las marcas han comenzado a incluir dentro de sus activos más importantes para competir en el mercado.

El verdadero foco está en generar confianza y credibilidad para aumentar el valor percibido por cada cliente, atraer nuevas audiencias, y por ende, demanda sostenible y rentable.

Los consumidores quieren marcas que los inspiren. Si no tienes una historia que comunicar con una visión estratégica, no eres relevante y si no eres relevante, no existes.

Comenzar a transformar tu comunicación en relaciones para formar parte de la historia es el reto.

Factum Comunicaciones

Desde Factum Comunicaciones te acompañamos en tus desafíos de negocios:

  • Diseñamos y ejecutamos acciones eficaces, de acuerdo a una estrategia de comunicación integral definida, respondiendo a objetivos de negocios.
  • Convertimos tu ser y hacer en historias valiosas que te ayudarán a construir marca y a ser un referente del mercado
  • Creamos experiencias de marca que te harán relevante en tus audiencias clave

Contáctanos para mayor información: info@factum.com.ve

Síguenos: @FactumCom