¿Estamos preparados para un año lleno de creatividad estratégica al servicio del desarrollo de tácticas eficaces y basadas en el análisis de datos?

Hoy el consumidor, ya transformado en prescriptor, se sofistica y se convierte en un abierto auditor del comportamiento de las marcas. Por su parte, las organizaciones, han tenido que adaptarse a un entorno de incertidumbre, propiciar cambios en su modelo de negocios y su capacidad de operación; y finalmente, afrontar un proceso de transformación y metamorfosis en los procesos de comunicación, basado no sólo en una mayor proyección digital, sino también en asumir parámetros más complejos y ofrecer servicios de gran valor añadido, creativos e innovadores.

Entre los principales desafíos, destacan:

  1. Como “seres sociales” seguiremos comunicando.
  2. No hay estrategia efectiva, sin información, análisis y diagnóstico.
  3. Los negocios necesitarán comunicar más que nunca.
  4. Reevaluar la integración de la comunicación interna – externa
  5. Comunicar con propósito para generar valor.
  6. Honestidad informativa / fiabilidad en el comportamiento
  7. Marcas comprometidas marcan la diferencia.
  8. Fortalecer la confianza y credibilidad.
  9. ¿Sabemos comunicar para motivar y liderar?.

Las empresas modernas que quieren ser competitivas en mercados cambiantes, necesitan pensar estratégicamente, establecer de un plan de acción articulado y construir escenarios de desarrollo que involucren y beneficien a todos los actores, generándoles ventajas competitivas.

Próximamente estaremos ampliando la información sobre los principales 9 desafíos de comunicación durante este año.